Identidad del Centro

La misión educativa de las Hermanas Maestras de Santa Dorotea - Hijas de los Sagrados Corazones se inició en Vicenza en 1836, cuando el joven sacerdote Giovanni Antonio Farina, guiado por el Espíritu Santo, fundó un Instituto Religioso para la educación de niñas pobres. Él consideraba la tarea de educar como un ministerio y así lo propuso a sus religiosas; estaba plenamente convencido de la gran influencia que la escuela tenía en la formación integral de la persona y de su aportación a la sociedad. Según él, la tarea educativa de la escuela debe realizarse en estrecha colaboración con la familia.

En un de sus discursos afirmaba:

“ Es importante mantener una relación de continuidad entre la familia y la escuela, de modo que, continuando los unos la obra de los otros, todos se comprometan a conseguir el mismo objetivo...”

Y dirigiéndose directamente a los padres de los alumnos les decía”: ... por este motivo, es preciso que vosotros, los padres, comprendáis bien la dignidad de vuestra condición y siempre compartáis con nosotros, los educadores, la fatiga y el deber”.

La Congregación se ha interrogado, a la luz de su Carisma educativo, cómo interpretar el significado de la educación hoy; y ha llegado a la conclusión de que la tarea de educar es urgente y primaria. Por esta razón, quiere que la oferta educativa de este Centro sea una propuesta alternativa a la escuela pública. Esta oferta se concreta en un Proyecto Educativo propio que se inspira en los valores cristianos.

Como Centro católico:

  • Participa en la misión evangelizadora de la Iglesia y favorece el desarrollo integral del alumno mediante la participación, en una Comunidad cristiana abierta a todos, sin excepción, en un ambiente escolar animado por el espíritu evangélico de libertad y caridad.
  • Está presente, de forma activa en la pastoral de la Iglesia local, colabora con las familias de los alumnos, y requiere de los profesores la aplicación del Proyecto Educativo y sus finalidades.